domingo, 20 de marzo de 2016

Tailandia (parte 1)

No fue el primer viaje, ni el último, pero sí que fue el viaje que más me ha aportado.

Nunca hubiera tenido la oportunidad de ir a Tailandia.
¿Tailandia? Ni si quiera sabía dónde estaba en el mapa, al menos no con toda seguridad.

La oportunidad me surgió de la nada, mis padres aceptaron traer a un estudiante a casa durante 10 meses para que aprendiera nuestra cultura y nuestro idioma, la chica resultó ser tailandesa.

Era Junio, despúes de 10 meses, ella tenía que volver a casa. Una noche entre risas me dijo que me fuera con ella, que conociera a su familia, su cultura, su casa, su país. A la mañana siguiente yo ya se lo había dicho a mis padres, mis padres me dijeron que no, no no y no.
Yo tampoco sé qué cambió, pero una semana después (apenas 3 semanas antes de que la chica se marchara) llegué del instituto y me senté en la mesa a comer con mis padres como un día cualquiera, recuerdo que ese día la chica de Tailandia comía en la casa de unos amigos suyos, así que solo estábamos los tres. De repente mi padre me dijo, oye, lo hemos pensado mejor y creo que es una oportunidad increíble que deberías aprovechar.

Así que, tres días después tenía un billete de ida y vuelta a Tailandia, con escala en Doha, una cita con el médico, un seguro que me cubría hasta la devolución de mi cadáver a España (sí, sí, muy real), caras conocidas estupefactas y muchísimas ganas.

Debo admitir que no me lo creía, no era capaz de creérmelo. Fue cuando llegué al aeropuerto y vi a la chica tailandesa abrazar a mis padres y que los tres lloraran cuando dije 'hostias, yo me voy con ella'.
Así que cogí el avión junto con tres chicas más de tailandia que viajaban como mi 'hermana', ellas empezaron a hablar en tailandes y yo no entendía absolutamente nada.
Recuerdo que me mordía muchísimo el labio, me monté en el avión, entre dos mujeres japonesas.
Y fue eso lo primero que me chocó de mi nueva aventura, ¡las japonesas se quitaron los zapatos nada más sentarse y se quedaron dormidas antes si quiera de despegar!

Cuando vi como el avión sobrepasaba Madrid pensé 'oh dios mío, dónde cojones me he metido'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario